Establecimientos

IBÉRICOS CALAMA
Revisan
FAENAS CAMPERAS
FAENAS CAMPERAS
El pernil ibérico / Salones el pernil
DURÁN SÁNCHEZ (III)
EMBUTIDOS GÓMEZ
Hotel Entredos
MUSEO CASA CHACINERA

Lugares Destacados

Castillo Duques de Alba
Castillo Duques de Alba
Catedral de Salamanca
Catedral de Salamanca
Las Arribes del Duero
Las Arribes del Duero
Santuario de la Peña de Francia
Santuario de la Peña de Francia
Universidad de Salamanca
Universidad de Salamanca
Valle de las Batuecas
Valle de las Batuecas

Lugares Destacados

La Berrea
La Berrea
Basílica de Coracho
Basílica de Coracho
Parque Nacional de Doñana
Parque Nacional de Doñana
“Los empalaos”
“Los empalaos”
Alcázar de los Reyes Cristianos
Alcázar de los Reyes Cristianos
Ruta de los Ingleses
Ruta de los Ingleses

Agenda de Eventos

Rutas Destacadas

Guijuelo cuna del Jamón

Iniciamos la ruta en Guijuelo, localidad que le da nombre a la ruta. Guijuelo se encuentra a 48 kilómetros al sureste de Salamanca por la nueva Autovía de la Plata A-66, junto al río Tormes, rodeado de la incomparable belleza natural de las sierras de Béjar, de Francia y de Gredos.

Precisamente, las características del relieve y del clima junto con la tradición más artesanal han propiciado que Guijuelo reciba, nacional e internacionalmente, el sobrenombre de “Cuna del Jamón Ibérico”. El último fin de semana de enero y durante todos los fines de semana de febrero se celebran las Jornadas de Matanza Típica, declaradas fiesta de interés turístico regional. En estas jornadas, al son de la gaita y el tamboril y muy bien acompañados de aguardiente y perronillas se recrea la matanza tradicional en la plaza de la Matanza y se ofrece una degustación a vecinos y visitantes. Sin duda, el mejor momento para conocer esta tradición y comprender los sentimientos y las adversidades que tuvieron que superar los antiguos, matarifes y choriceras, para sentar las bases de lo que es Guijuelo en la actualidad. 

Durante la visita a Guijuelo la mejor opción es dejar el coche en el moderno aparcamiento subterráneo de la Plaza Mayor. Amplia y diáfana, esta plaza ha sido recientemente remodelada destacando sus soportales y edificios de inspiración isabelina. En torno a la Plaza Mayor, centro neurálgico de la localidad, hay tiendas, secaderos y restaurantes que rinden culto al jamón.

Muy cercana a la plaza Mayor, se encuentra en la calle Alfonso XIII, una de las más comerciales de Guijuelo, la iglesia parroquial “Nuestra Señora de la Asunción”. Con el exterior en granito, destaca el interior del templo por sus dimensiones y el altar realizado en panel de oro, en cuyo centro reposa la imagen de la patrona, la Virgen de la Asunción.

Pero si hay un lugar representativo ese es El Torreón. Situado en el punto más alto de la villa, se trata de una iglesia inacabada del siglo XV, construida por encargo de la Infanta doña Catalina, hermana del rey Juan II de Castilla, de la que tan solo se conserva la cabecera de estilo ojival. 

En nuestra ruta por Guijuelo no puede faltar la visita al Museo de la Industria Chacinera, inaugurado en 2006, y que juega con lo antiguo y lo actual, lo rural y lo urbano; utilizando un lenguaje audiovisual cercano al arte contemporáneo, y mostrando sus imágenes entre máquinas antiguas, herramientas y troncos de encina. La visita es guiada por una persona experta en cerdos, dehesas e industrias chacineras destacando la colección de antiguas herramientas y máquinas chacineras que podemos encontrar en este museo expuestas de un modo interactivo y atrayente.

No podemos abandonar Guijuelo sin comprar alguno de los magníficos jamones y paletas ibéricas que elaboran empresas de la localidad.

Vía de la Plata

Abandonamos Guijuelo y continuamos nuestra ruta hasta dirigirnos a Fuenterroble de Salvatierra, donde en la llanura aparece la iglesia de Santa María la Blanca del siglo XV, con un retablo atribuido al escultor Churriguera y una pequeña ermita, bajo la advocación del Santo Cristo del Socorro. Este templo situado en la ruta jacobea que seguía por la antigua calzada romana que formaba la Vía de la Plata. En el atrio de esta iglesia se ha recreado la estructura de la calzada cuyos restos se pueden ver al sur del pueblo, junto a dos miliarios. La localidad, de origen arriero, se caracteriza por la pizarra utilizada en la construcción tradicional de sus edificaciones. 

Del verraco al medievo

Nuestra siguiente parada es Monleón, uno de los pueblos más antiguos y de mayor resonancia histórica de Salamanca ya que podemos encontrar vestigios de todo tipo poblaciones desde la prehistoria. De la época prerromana se conserva un verraco de piedra esculpido en granito que se puede localizar frente a la Puerta de la Villa. Esta villa medieval se halla rodeada de una  muralla, reforzada en su extremo suroccidental por un castillo, del que se conserva, únicamente, antes de su restauración, la soberbia torre del Homenaje, rematada por ocho cubos voladizos.

Desde Moleón nos dirigimos a Linares de Riofrío y desde allí, siguiendo la carretera comarcal SA-205 hasta la SA-220 que nos lleva a Miranda del Castañar. El entorno natural recuerda la riqueza biológica del Parque Natural Sierra de Francia y la zona especial de protección de aves del mismo nombre. La villa medieval de Miranda del Castañar, declarada Conjunto Histórico-Artístico desde 1973, se abre tras la muralla, entre los ríos de San Benito y Francia. 

Una recomendación es dejar el coche aquí, caminar para atravesar el arco y adentrarse en la plaza del Coso, una de las plazas de toros más antigua de España y que data del siglo XVI destacando su forma cuadrada. A principios de septiembre toda la villa se prepara para la primera corrida de toros de la temporada, al igual que ha hecho durante cientos de años. Junto a la plaza, entre el ir y venir de la gente, se eleva la elegante torre del Homenaje del siglo XV. También la muralla que rodea serpenteantes callejuelas, legado de convivencia de las tres religiones. Sus casas sobre la loma, su castillo, sus murallas, su plaza hacen de este pintoresco pueblo de granito y madera un lugar único.

Tradición serrana

Por la SA-225 nuestra siguiente parada es Sotoserrano donde además de su bella naturaleza entre vides, olivos y cerezas destacamos su plaza Mayor de carácter serrano. En los últimos años la matanza en Sotoserrano, la cual se celebra el primer sábado de febrero se ha convertido en una auténtica fiesta.

La Alberca, una parada obligada

A pocos kilómetros de Sotoserrano se encuentra el municipio de La Alberca. La Alberca fue la primera población rural de España declarada Monumento Histórico Nacional. Un recorrido por su centro histórico deja al descubierto el sabor tradicional de sus casas y calles, construidas hace siglos.

La plaza Mayor, de planta cuadrada y rodeada de soportales con columnas, continúa siendo el centro de la vida social de la localidad. El edificio religioso más representativo es la iglesia parroquial de la Asunción, construida en el siglo XVIII, que conserva en su interior un púlpito de granito del siglo XVI y una espléndida cruz procesional gótica en cobre dorado, además de una figura del Cristo del Sudor atribuida a Juan de Juni.

Sierra de Béjar

Continuamos nuestra ruta por los pueblos de la Sierra de Béjar hasta llegar a la localidad de Béjar. En este municipio podemos destacar su casco histórico, la plaza Mayor, la fachada renacentista del Ayuntamiento, el palacio de los duques de Béjar y el templo del Salvador, el jardín histórico El Bosque y, por supuesto para los aficionados a la nieve, la estación de esquí La Covatilla.

Por las calles empedradas de Candelario

A solo 4 kilómetros de Béjar se ubica Candelario, pueblo chacinero de gran tradición. De entrada, al abrir la puerta del coche se percibe el aroma del jamón junto al frío del Sistema Central. Enfrente se abren las sierras de Béjar, Gredos y Candelario con su aire fresco, seco e inmaculado. Por algo la tierra de Candelario es espacio natural y zona de especial protección para las aves. Destaca por sus calles adoquinadas que nos invitan a caminar por la cuesta de la Romana y una abrupta escalinata. La iglesia de la Asunción, que está al final, bien merece una visita. Sobre el gótico tardío (siglo XVI) luce un rosetón calado. Dentro, los arcos separan tres naves y una techumbre mudéjar se alza sobre la capilla mayor.

La plaza Solano se abre más allá con su casino y casa modernista asociada a la monarquía en el siglo pasado. En el centro se levanta el Palo Cucaña, que cada mes de agosto se corona con un jamón. A lo alto, las sendas atraviesan la Sierra de Candelario entre robles, castaños, abedules, fresnos, acebos y servales de cazador. Desde la plataforma forestal El Travieso la vista domina los valles que descienden dibujándose a lo lejos la Sierra de Francia.

Galería

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Logo Club del JamónLogo LeaderLogo Ministerio