Berzocana se asienta sobre una pequeña loma a 728 metros de altura, entre dos aguas: la Garganta de San Juan y el arroyo de las Carretas.Sin duda, la localidad de Berzocana tiene a sus espaldas una importante historia. Dejan muestra de ello las pinturas rupestres situadas en el Cancho de la Sábana o en el Risquillo de Paulino. Este pueblo cuenta además con restos de castros de gran importancia, aparte de una necrópolis romana situada en la dehesa de Valhondo, donde aparecieron más de cien tumbas pertenecientes a los siglos III y IV d.C.En su término se encontró además lo que hoy se conoce como el ’Tesoro de Berzocana’, dos torques de oro de la era del bronce, de casi un kilo cada uno y grabados con motivos geométricos. Además de este tesoro, se han encontrado otros restos de importante valor arqueológico e histórico como piezas de sílex, cerámicas de distintas épocas, grabados y otras piezas de gran valor. Actualmente los torques de oro se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional.Tras la dominación árabe, el pueblo quedó en manos cristinas tras la Reconquista, pasando toda la comarca a la jurisdicción de la Orden de Alcántara. Durante años dependió de Trujillo hasta que recibió el título de villa, por Carta de los reyes Doña Juana y su hijo Carlos I, expedida en Barcelona el 30 de marzo de 1538.Desde un punto de vista económico y comercial, Berzocana y la comarca en general ha tenido una dedicación ganadera tradicional. Uno de los grandes propietarios de cabañas ganaderas en este territorio fue el Real Monasterio de Guadalupe, que llegó a superar las 30.000 cabezas de ganado.En el siglo XIX se acentuó el latifundismo con la Desamortización. Los problemas sociales y económicos se agravaron y quedó la zona cada vez menos poblada, aislada, sin industria y sin apenas tránsito.

Berzocana se asienta sobre una pequeña loma a 728 metros de altura, entre dos aguas: la Garganta de San Juan y el arroyo de las Carretas.Sin duda, la localidad de Berzocana tiene a sus espaldas una importante historia. Dejan muestra de ello las pinturas rupestres situadas en el Cancho de la Sábana o en el Risquillo de Paulino. Este pueblo cuenta además con restos de castros de gran importancia, aparte de una necrópolis romana situada en la dehesa de Valhondo, donde aparecieron más de cien tumbas pertenecientes a los siglos III y IV d.C.En su término se encontró además lo que hoy se conoce como el ’Tesoro de Berzocana’, dos torques de oro de la era del bronce, de casi un kilo cada uno y grabados con motivos geométricos. Además de este tesoro, se han encontrado otros restos de importante valor arqueológico e histórico como piezas de sílex, cerámicas de distintas épocas, grabados y otras piezas de gran valor. Actualmente los torques de oro se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional.Tras la dominación árabe, el pueblo quedó en manos cristinas tras la Reconquista, pasando toda la comarca a la jurisdicción de la Orden de Alcántara. Durante años dependió de Trujillo hasta que recibió el título de villa, por Carta de los reyes Doña Juana y su hijo Carlos I, expedida en Barcelona el 30 de marzo de 1538.Desde un punto de vista económico y comercial, Berzocana y la comarca en general ha tenido una dedicación ganadera tradicional. Uno de los grandes propietarios de cabañas ganaderas en este territorio fue el Real Monasterio de Guadalupe, que llegó a superar las 30.000 cabezas de ganado.En el siglo XIX se acentuó el latifundismo con la Desamortización. Los problemas sociales y económicos se agravaron y quedó la zona cada vez menos poblada, aislada, sin industria y sin apenas tránsito.

Puntos de interés

• Pinturas rupestres.
• Tesoro de Berzocana.
• Necrópolis romana. Siglos III y IV d.C.
• Iglesia de San Juan Bautista.

Eventos y Fiestas

Mapa


Ficha técnica

Comarca:  APRODERVI: Asociación para la Promoción y el Desarrollo Rural de Villuercas, Ibores y Jara
Web:  http://www.berzocana.es/
  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios

Logo Club del JamónLogo LeaderLogo Ministerio